lunes, 28 de septiembre de 2009

No se si escuchás o quizás ya no sirve de nada, solo murmurás, solo me das vuelta la cara. Ayer nomás tu sol me entusiasmaba, no llorabas por mí; no llorabas por nada. Dejaste que el dolor te curtiera la piel, ojalá no sea tarde para volver a nacer, para poder levantarte, me encantaría que estuvieras dormida, que estuvieras dormida, me encantaría volver a verte reír, como me gusta verte reír.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada